Practicar sexo tantrico en casa

Fase previa y preparación al sexo tantrico.

Uno o varios días  antes, dependiendo de cuán saludables sean sus hábitos,  se debe comenzar con una alimentación sana, libre de tabaco, alcohol, drogas y de ser posible de carnes rojas y grasas, ya que de esta forma propiciamos la libre circulación de la energía, sintiéndonos más ligeros y livianos. Continuar leyendo

Control sobre las erecciones

Control sobre las erecciones

Una de las herramientas más importantes para llevar a cabo los rituales más simples y complejos del tántra es sin lugar a dudas la erección, y para esto se necesita un control absoluto sobre el cuerpo, especialmente en la región del miembro masculino, el cual debe estar duro durante horas.

El lingam, como se le conoce en términos tántricos, puede estar erecto durante horas sin perjudicar al portador, sin embargo se necesita mucha práctica para dominar por tanto tiempo un musculo del cuerpo sin cansarse. Todas las erecciones provienen de una estimulación cerebral previa, gracias a impulsos nerviosos producidos por la excitación de un determinado momento; pero también existen erecciones naturales, como la matinal, que sucede cuando la vejiga está llena. Por eso mismo una erección puede ser obtenida uniendo esas dos formas de erección.

Cuando sucede una erección, el miembro retiene la sangre gracias a una contracción por parte de músculos, de esta manera la erección se mantiene durante varios minutos hasta que dichos músculos se relajan y dejan fluir la sangre, dejando el pene flácido. Es aquí donde entran los ejercicios que debemos realizar para fortalecer dichos músculos, precisamente tres: los transversos del perineo, los bulbos esponjosos y el compresor de la uretra.

Realizando ejercicios de tántra diariamente estos músculos se tonifican y fortalecen consiguiendo control sobre las erecciones, aumentando el tiempo de erección por mucho más tiempo, consiguiendo control sobre las erecciones. Estos ejercicios se llaman “Mula Bandha”, y se pueden realizar en cualquier sitio y momento. La posición puede ser de pie, sentado, acostado, o incluso cabeza abajo. Con la práctica comenzaremos a sentir los músculos por partes separadas, aunque en el principio será como un gran bloque muscular. La zona en cuestión es el ano, presionando delicadamente podremos notar que el miembro comienza a endurecerse. Otra forma de practicar es cuando se va al baño, intentando orinar y defecar por separado, evitando hacerlo a la vez. Estos músculos regulan la uretra y dominan la eyaculación, por lo que controlarlos da ventajas únicas.

¿Final feliz o masaje lingam?

Son muchos los que confunden los términos de final feliz y masaje lingam, y que cuando oyen comentarios sobre ellos piensan que se está hablando de lo mismo, aunque esta afirmación poco tiene que ver con la realidad.

Los miles de anuncios que nos invaden hoy en día en los portales eróticos, muchas veces falsean lo que el término masaje lingam significa en realidad, y lo asimilan a una vulgar felación acompañada de la expresión “ lingam con final feliz”.

Final feliz, es una expresión de moda entre los anunciantes de sexo, ya sea sexo por internet o bien anuncios de sexo en prensa escrita, un eufemismo utilizado para todo, ya que al fin y al cabo el término indica que se llegará a la eyaculación, independientemente de cuál sea el medio: “El final feliz que tu elijas” relación, francés, manual…poco importa el qué se haga y mucho menos el cómo si finalmente se consigue el buscado clímax. Esto está muy bien, -para los que se conformen con tal cosa, claro- pero aquí el problema radica en confundir un mero “Final feliz” con un auténtico masaje lingam. Aclaremos:  cuando se habla de masajes con final feliz simplemente se está hablando de un mal masaje con una burda masturbación, realizada probablemente por una persona que carece totalmente de cualquier tipo de formación en cuanto a técnicas masajísticas, y que muy seguramente desconoce el placer que un hombre puede llegar a experimentar  con un buen masaje lingam.

La palabra lingam, proveniente del sánscrito y que literalmente significa “báculo de luz”, es utilizada para denominar al pene, y dado que el tipo de masaje sigue técnicas del Tantra, filosofía desarrollada en oriente y especialmente en la India, el masaje mantiene el nombre hindú que nos revela que éste no es un masaje genital cualquiera sino que conlleva unas técnicas propias y particulares. Un masaje lingam tiene varias finalidades: la más espiritual es la búsqueda de una mayor  conexión con quien da el masaje (muchas veces la pareja) y con el entorno, así como la multiplicación de la energía sexual. Las más físicas son alcanzar unas cotas de placer totalmente desconocidas con la práctica de una masturbación común, que se intensifican con la práctica llegando a planos sensoriales superiores y a orgasmos ya no sólo genitales, si no de la totalidad del cuerpo, así como una total relajación.

Vamos, que si pruebas, no busques un “final feliz” cualquiera, busca un auténtico “masaje lingam”, y realmente experimentarás el más feliz de los finales.

Cómo puede ayudar el Tantra a evitar la eyaculación precoz

La idea básica de la filosofía tántrica, es mediante la práctica de ejercicios de autocontrol, respiración y relajación retardar la eyaculación tanto como sea posible. Claro que esto es algo difícil de comprender con la mentalidad occidental que considera a la eyaculación como el punto máximo del placer. Pero si se logra controlar el ritmo personal se podrá comprobar que existen grados superiores a los conocidos y que los mismos pueden ir alcanzado puntos cada vez más altos. Continuar leyendo

¿Existe el orgasmo tántrico?

Las técnicas tántricas nos permiten ejercer un mayor control sobre nuestro cuerpo a través de la meditación. El orgasmo tántrico se refiere a tener un orgasmo sin eyaculación, es el denominado orgasmo múltiple. Si ambos en la pareja siguen los preceptos de la filosofía tantra, conseguirán retardar este momento de placer. Lo que prolongará esta sensación hasta niveles impensables.