Lo que debes saber sobre los masajes final feliz

Como seguramente ya sabéis, los masajes con final feliz son masajes eróticos que acaban con el orgasmo de la persona que lo recibe. En realidad, lo más frecuente es que los masajes eróticos acaben con una unión sexual cuando la persona que nos lo da es nuestra pareja, pero con el nombre de masaje con final feliz se hace referencia más bien a los masajes eróticos que se reciben de manos de un especialista y que acaban con un orgasmo, pero sin que haya unión sexual.

Los placeres del masajes con final feliz

En ocasiones, este tipo de masaje se asocia con la prostitución, pero lo cierto es que no es así. En los centros de masajes que ofrecen este servicio, los masajes con final feliz se entienden como otra forma más de adentrarse en el mundo de la sexualidad más profunda, placentera y terapéutica. Una vida sexual sana tiene que expresarse de la forma más natural posible y estar basada en una búsqueda del placer que nos haga sentirnos bien con nosotros mismos, tanto física como espiritualmente.

Por ello, si en el masaje en general el objetivo es eliminar la tensión muscular y readecuar al cuerpo que se ha desequilibrado como consecuencia del estrés, en el masaje con final feliz lo que se busca es producir en la persona el deseo de ir a más en la búsqueda del placer, de reencontrarse con su sexualidad y vivirla de una manera excitante y placentera.

De hecho, uno de los principales objetivos de este tipo de masaje es proporcionar a la persona que lo recibe la oportunidad de descubrir lo que le causa placer, y con ello provocar un acercamiento de su cuerpo con los lugares de su cuerpo y las formas de estimularlos que más excitación y placer le producen. Es muy frecuente que al recibir este tipo de masajes nos sorprendamos al sentirnos excitados cuando nos acarician ciertas partes de nuestro cuerpo y descubramos zonas erógenas que de otra forma nunca habríamos sabido que existen, por lo que es necesario acudir con la mente abierta y dejarnos llevar por las manos del especialista.

Los beneficios de recibir este tipo de masaje son muy numerosos. Todos los masajes eróticos aumentan el despertar sexual, nos excitan, estimulan la líbido y aumentan nuestra capacidad para sentir placer, pero cuando además se trata de un masaje con final feliz estos beneficios aumentan, porque nos descubren nuevas formas de placer y nos preparan para el orgasmo.20