6 pasos para hacer un masaje sexual

Se trata de encender la pasión y culminar con una relación íntima ardiente, pero esto muchas veces puede durar escasos 10 minutos. Si quieres aportar un encuentro diferente  a tu relación de pareja, planifica un masaje o improvisadlo juntos.

Además de que os otorgará relajación y sensación de bienestar, será el juego previo ideal que contribuirá a una subida gradual  pero muy intensa de la temperatura de ambos cuerpos.

Hay seis pasos para guiarte y prolongarlo.

Deberéis poneros de acuerdo quien recibe y quien será el donante, una vez hecho esto el receptor se acostara boca abajo con escasa ropa sobre una cama, colchón etc.

1-Comienza muy suavemente a masajear el cuero cabelludo, si tienes aceite de masaje puedes utilizarlo, así irá impregnándose de su fragancia, lo que en principio causará un efecto relajante, luego masajea suavemente las sienes y parte de las mejillas deslizando tus manos sobre el cuello suave y lentamente sin ejercer presión.  Poco a poco ve quitándole la parte superior de lo que sea que tenga puesto, a la vez puedes ir rozando tus labios sobre su espalda, pero sólo roza, no beses.

2- Una vez descubierta la espalda masajeas desde la nuca a la base de la misma, amasando, desde adentro hacia afuera en dirección horizontal y luego vertical, también aplica aceite si lo consideras necesario.

3- Si tienes que quitarle más prendas, hazlo, siempre muy despacio, cuando todo su cuerpo esté desnudo puedes soplar sobre distintas zonas, muy dulcemente como si fuera una pequeña brisa que recorre su cuerpo.

4-Continúa con tus manos, mezclando caricias con masajes, no olvides masajear sus glúteos de forma circular, es realmente muy agradable, acaricia la parte interna de los muslos y continúa así hasta llegar a sus pies en donde darás un pequeño masaje con el que completarás la primera parte.

5- Ahora le invitas a que se dé la vuelta, y ya mirándose a los ojos puedes simular un acercamiento para besar sus labios, pero en realidad desviarás tu boca hacia su oreja o cuello y haz como si probaras su piel en contacto con tu lengua, un gesto inesperado que dará paso a una excitación que irá en alza.

6- Sigue bajando con masajes muy sensuales, pero no vayas directo a las zonas erógenas, lo mejor para lograr más deseo es rodearlas, acariciar en los alrededores y de pronto por fin “Tocar”.

A éstos pasos puedes agregarle los complementos que se te ocurran, se trata de probar, innovar y sorprender para lograr un momento único.

Tienes la posibilidad de probar y aprender directamente sobre la manera de hacer masajes sexuales en un centro Tantra. Pruébalo