Consejos para principiantes del tantra

Comenzar con las practicas tántricas puede limitar a muchas personas que no saben cómo ni que hacer en la primera sesión de sexo tántrico; es simple, sólo necesitamos una pareja estable (esto aumenta la química, confianza y demás detalles que generan sensaciones más fuertes), un lugar tranquilo, y mucho entusiasmo.

Lo primero que se debe tener en cuenta es que no existen ataduras en esta clase de rituales, por lo que la entrega debe ser completa y sin problemas de timidez, ambos deben estar desnudos y expuestos, sin sentirse frágiles, todo lo contrario, la fortaleza de compartir estos momentos con una persona son suficientes.

Siempre es recomendable utilizar una colchoneta sobre el piso, ya que la cama podría causar somnolencia durante los masajes previos y se quieren evitar este tipo de acciones. Por eso mismo, el piso y sobre una superficie suave podemos llevar a cabo la sesión. Se puede perfumar el ambiente con inciensos o velas aromáticas, y también colocar música de relajación, aunque esto depende de las personas, ya que muchas no suelen concentrarse; si esto sucede el silencio es la mejor opción, dejando a la respiración como único sonido perceptible.

La premisa fundamental que deben tener en mente ambos participantes es que mientras más tiempo logren atrasar el orgasmo, mayor entenderán lo que significa el sexo tántrico, llevando a la pareja hasta los extremos del placer sin penetrarla. Existen varias formas de lograrlo, coitales o no, por ejemplo, el hombre puede introducir su pene erecto dentro de ella y no moverse, si se concentran la mujer puede llegar a eyacular junto con el hombre sin ningún movimiento pélvico.

Ése es el poder tántrico, conectar y sentir que cada uno puede ofrecerle a la otra parte una experiencia única e inolvidable cada vez que lo practican. Los besos, las mordidas, los juegos previos siempre están permitidos, siempre y cuando se respeten los gustos del otro, ya que la confianza es fundamental.

Las primeras veces sucederá que el orgasmo no se puede controlar o que la eyaculación llega demasiado rápido, lo cual es normal debido a la intensas emociones que se están sintiendo y que anteriormente para el cuerpo eran inéditas. La práctica hace al maestro y en este caso no es una excepción.