La importancia de la respiración en el Tantra

El sexo tántrico otorga un papel primordial a la respiración. Es necesario mantener un control sobre ella, así como sincronizarla con la de nuestra pareja. Dependiendo del momento en el que nos encontremos y del objetivo que tengamos las pautas de la respiración irán variando.

Durante una sesión de sexo o masaje tántrico lo común es respirar por la boca ya que este tipo de respiración está directamente relacionada con la energía sexual. Inspirar y expirar por la boca de forma profunda y vigorosa multiplica la energía Kundalini, poderosa vibración energética que nace de nuestro chakra sexual, situado entre la zona sacra y el pubis. Es vital despertar y aumentar más y más la energía Kundalini durante el maithuna y también durante la relación sexual ya que a mayor energía mayor será el placer. Por otro lado, cuando se hacen ejercicios de yoga que no están directamente relacionados con la sexualidad, que son más mentales, la respiración se efectúa a través de la nariz, exhalando después por la boca. Si probáis el ejercicio notaréis como al inhalar por la nariz tenéis la percepción de que el aire sube directamente al cerebro, e incluso tendréis la sensación de que éste se libera y revitaliza.

Quedémonos entonces con el primer tipo de respiración, el realizado a través de la boca, y veamos algunos consejos de utilización para diferentes fines:

  • Si lo que queremos es retardar el orgasmo y maximizar nuestro goce así como el de nuestra pareja deberás llevar una respiración larga, lenta y profunda, relajando el cuerpo y la mente. Por supuesto, lo ideal es que lo hagáis ambos al mismo tiempo, ya que esto os conectará energéticamente. Este tipo de respiración es de gran ayuda para aquellos hombres que sufren de eyaculación precoz.
  • Si lo que se busca es lo contrario, -favorecer el orgasmo-, tendríamos que hacer que la respiración sea más rápida y profunda. En este caso la técnica es apropiada para las mujeres que presentan dificultades para alcanzar el clímax.
  • Y si lo que deseamos es experimentar orgasmos mucho más intensos debemos intentar llevar una respiración corta y superficial algún tiempo antes de llegar al clímax, y luego contener el aire cuando ya nos estemos acercando a él, liberándolo justo en el momento en el que lo estemos teniendo. Y para realizar bien la técnica debemos soltar un “aaah” intenso que tiene que fluir al mismo tiempo que la exhalación.