Masaje Tántrico Yoni

Yoni, es la palabra que en sanscrito se utiliza para nombrar los genitales femeninos y así como el Lingam es conocido como “Vara de luz” Yoni es conocido en tantra como “La flor femenina”, aunque otros dan la traducción de “Templo sagrado”.

Uno de los objetivos principales de esta práctica es que la mujer logre relajarse completamente, dejarse llevar por los masajes en todo el cuerpo incluyendo en las zonas erógenas sin que persiga llegar al orgasmo, lo que no significa que no pueda experimentarlo. La sesión dura todo lo que ella desee.

No se trata de un masaje con fines sexuales, sino  que la idea se fundamenta en que la mujer pueda entregarse totalmente al placer que le provocan los masajes, haciendo que el hombre solo se centre  en proporcionar relajación a la vez que disfruta con la estimulación que ella obtiene. Este masaje especial para la mujer, posee mucho de ritual, por lo que  el masaje del  yoni, comienza con un baño aromatizado para ambos, en el que la agradable  calidez del agua complementa un ambiente de silencio solo interrumpido por una suave música y luz tenue, para crear una atmosfera de absoluta intimidad se pueden agregar los elementos que se crean necesarios como velas, cojines, inciensos etc.

Se comienza con una conexión de miradas, uno frente a otro, luego le siguen los ejercicios de respiración abdominal, estos deben mantenerse durante toda la sesión de masajes. Estos comienzan en la zona del monte de venus, no sin antes dejar deslizar un lubricante que llegará hasta los labios del yoni, los masajes en la zona deben ser muy suaves y lentos, aplicando ligera presión en los labios mayores y luego en los menores, el tiempo lo marca la propia pareja o bien el hombre según su instinto. Continua con el clítoris en donde darás masajes circulares, primero hacia la derecha y luego hacia la izquierda, después se presiona el clítoris con delicadeza.

Con el dedo corazón (El Mayor) de la mano derecha se penetra el yoni, presionando hacia arriba para alcanzar el  punto G, a la vez se puede tocar el clítoris con el dedo pulgar, con esto se logra una excitación, la cual habrá que  serenar  sin olvidarse de la respiración constante.

Es importante mantener el contacto visual con la pareja  todo el tiempo, si lo deseas puedes introducir tu dedo meñique, también de la mano derecha en el ano a la vez que tienes el mayor en el yoni y el pulgar en el clítoris.

Pueden surgir reacciones como llanto o risa, se trata de liberar emociones por lo que no tiene que ser motivo de preocupación, sin duda los orgasmos también se encuentran dentro de las más habituales.