¿Qué aporta el masaje erótico?

El masaje en general, cualquiera sea su origen y estilo proporciona placer, bienestar y relajación como primeros efectos positivos.

Esto se encuentra muy ligado a la necesidad de contacto físico que necesitamos y que por otro lado recibimos desde recién nacidos, en cierta forma hay un recuerdo de la infancia del que no somos conscientes, situado en la memoria de lo bien que se siente el calorcito de una caricia o un abrazo.

Por el contrario, puede suceder en los niños sobre todo de bebés que  han sido rechazados o descuidados y les ha faltado ese contacto afectivo o de piel con piel, que una vez adultos, no les resulte agradable la idea de  recibir un masaje y no sean capaces de permitirlo.

El masaje erótico es una herramienta muy apreciada en parejas que por distintas causas se encuentran dentro de la rutina buscando una forma de reavivar el deseo y la relación. Es una práctica que permite jugar con muchos elementos para  conseguirlo, sólo por nombrar algunos, desde la música, aceites aromáticos, tomar un baño juntos antes del masaje, ambientar el sitio con velas, flores, incluso hasta proporcionar el masaje a la pareja disfrazado, en fin, la imaginación no tiene límites.

Como objetivo de relax o de estimulación, nos abre a la percepción de todos los sentidos, el compartir mutuamente masajes o tal vez el sorprender a nuestra pareja  un día cualquiera  por  medio  de una inesperada y gratificante sesión de masajes. Una actitud que puede valer de mucho para demostrar cuanto nos importa y deseamos. Es otra forma de comunicarnos  y no necesariamente debe concluir en una relación sexual.

A modo de regalo, nos permite liberarnos de prejuicios, dejarnos llevar y sumirnos en sensaciones muy placenteras, apreciando  aún más a la persona que nos proporciona tal emoción.